Enfermería y los cuidados materno-infantiles


Publicado el 14/04/2014, en Enfermería por tu salud. Sin comentarios

Una de las principales actuaciones de los profesionales de enfermería en Atención Primaria es la atención a la mujer durante y después del embarazo.

La matrona es el profesional sanitario que proporciona una atención integral a la salud sexual, reproductiva y maternal de la mujer, en su facetas preventiva, de promoción y de atención y recuperación de la salud, incluyendo así mismo la atención a la madre, en el diagnóstico, control y asistencia del embarazo, parto y puerperio normal y la atención al hijo recién nacido sano, hasta el 28 día de vida.

Según diferentes estudios, las mujeres atendidas por matronas durante el embarazo tienen menos probabilidad de parto prematuro y  los partos son menos instrumentales, al disminuir el uso de anestesia epidural, de episiotomías y de fórceps o ventosa.

También se ha demostrado que la implicación de la matrona en unidades como puerperio y urgencias obstétricas conlleva un incremento importante en la calidad asistencial aumentando las tasas de éxito en lactancia materna exclusiva, disminuyendo la duración de la estancia hospitalaria postparto y de los tiempos de espera en las urgencias obstétrico-ginecológicas, aumentando el grado de satisfacción materna, etc.

Embarazo y parto

post3Atendemos a la futura madre en el diagnóstico, control y asistencia del embarazo y del parto normal, a través de:

–    Controles del embarazo.
–    Preparación al parto.
–    Orientación sobre los primeros cuidados al recién nacido y sobre lactancia materna.
–    Asistencia al parto normal.

Primeros cuidados

Durante los primeros meses, controlamos el adecuado crecimiento y desarrollo del bebé y apoyamos a los padres aclarando las dudas y temores que puedan surgir en este momento tan importante de la vida, ofreciéndoles una serie de pautas y recomendaciones para el cuidado del bebé:

post3-2–    Higiene del recién nacido: cómo sujetarle en la bañera, temperatura del agua, lavado de los genitales, higiene del ombligo, uso de cremas y lociones, cambio de pañal, lavados nasales, higiene de los ojos, masaje del bebé…
–    Descanso y sueño: postura para dormir, características que debe tener la cuna y el colchón del bebé, temperatura de la habitación…
–    Alimentación: los primeros 6 meses se recomienda la lactancia materna exclusiva. Después de esto, indicamos a los padres cómo ir introduciendo el resto de la alimentación complementaria.
–    Informamos a los padres sobre los problemas de salud más típicos en esta etapa, cómo actuar ante ellos, cuándo acudir al pediatra o cuándo acudir a urgencias.
–    Y también les enseñamos los comportamientos normales del bebé: afectivos, motores, de adquisición del lenguaje, etc.

Cuidamos tu salud, somos enfermeros.





Deja un comentario