Enfermería se desdibuja…


Publicado el 15/06/2012, en Colaboraciones. Sin comentarios

La Enfermería en España se difumina en el panel de inversiones del Estado.

Mi profesión se diluye en un ir y venir de modificaciones, recortes, ajustes, cierres repentinos, “desalojos hospitalarios justificados” y un sin fin de excusas más de la Administración en un desesperado intento de salvar un “transatlántico” que va a la deriva desde hace años por un océano de dudas, incertidumbres, miedos y mentiras.

Quizás, y a mi modo de ver las cosas, ésa sea la clave de todo. La mentira. Hemos mentido como bellacos, propios y extraños, a los demás y a nosotros mismos. Hemos mentido y nos han mentido y lo peor, nos hemos creído nuestros propios embustes. Hemos vivido creyendo que todo estaba bien, mientras veíamos a nuestro alrededor un aura de cierto bienestar común y colectivo que nos hacía sentir a gusto con nosotros mismos y lo que conocíamos.

Quizás hayamos mentido sin saber que estábamos mintiendo…quizás nos hayan mentido sin saber que lo estaban haciendo…por pura ignorancia…lo cual suena todavía más preocupante que la propia mentira en sí misma.

Buenos y malos, vencedores y vencidos…ahora las diferencias son cada vez más notables y devastadoras. Se acabó la sociedad del bienestar, se evaporó aquello por lo que mis bisabuelos murieron peleando en una eterna guerra contra los abusos y la violación de derechos, una lucha sin cuartel y con una liviana tregua.

Y ante esta extenuante situación surgen las oratorias más hipócritas y sangrantes que hayamos oído.

“Tenemos que arrimar el hombro” se ha convertido en el leitmotiv de todos aquellos que ostentan posiciones de “ordeno _y _mando” , lo pronuncian con sobriedad, rotundidad y “pseudosoberanía” en un discurso manido y desgastado de aquellos que no marcan historia pero que dejan huella.

Y, en medio de la debacle más atronadora de los últimos años en el mundo desarrollado, surge en el epicentro del tumulto una desoladora ironía , la cuna de la democracia ; aquella gran dama por la que demasiada gente ha perdido hasta la vida en un vano intento de que ésta se expandiese como la pólvora a lo largo y ancho del mapa político del planeta; se mece entre el estupor de un mal sueño y el horror de una pesadilla de la que no se nos permite despertar.

En la era del 2 punto cero ( 2.0) surgen los nuevos esclavos del siglo XXI: los esclavos de la deuda.

Es por ello que las mentes pensantes que elegimos en las urnas, ¿se acuerdan? “la fiesta de la democracia”, han tenido a bien reflexionar y determinar que la deuda se recorta recortando también , como si ese dicho de: “el fuego apaga otro fuego” fuese más lejos que la propia metáfora.
De ahí que lo realmente inteligente sea “desbridar” en Sanidad y “resumir” en Educación, hasta tal punto que unificarán el Ministerio para hacerlo solo uno : El Ministerio de Saniducación y en lugar de cartera se llevará un portafolios, para abreviar.

Tantos años de esfuerzos, de sueño acumulado, de exámenes, de estudios, trabajos, contratos efímeros, lucha por una mayor consideración ante la sociedad y ante la comunidad científica.Tantos sueños rotos. Se cae de mis ojos una lágrima por cada enfermera o enfermero que se va a la calle solo porque consideran que no somos necesarios. Han determinado que ya no hace falta curar, y que ese menester puede hacerse deprisa, corriendo y sin atender a la calidad en la asistencia.

Invertir en nuestro trabajo es un derroche, o al menos es la lectura que nos dejan entrever por sus actos y decisiones salomónicas.

Ya no hay una conciencia de lo que se debe hacer y de lo que no, solo está claro lo que se puede pagar y lo que no. Y mientras aquellos a los que hemos elegido para que tomen decisiones deciden sobre qué decidir…las vidas ajenas se nos apagan entre las manos.

Es obvio que no hemos llegado hasta aquí solos pero nos han dejado solos a la deriva, nadando a contracorriente, y viendo el horror a nuestro alrededor.

¿A dónde quieren que lleguemos así? Es precisamente ahora cuando más falta hacemos.Cada día que sale el sol una persona más se queda sin medios para sobrevivir detrás de cada una de esas personas hay familias enteras dependientes de un solo salario. Es ahora cuando la ayuda social se hace tan necesaria, es ahora cuando les estamos arrebatando a nuestros “brotes verdes” los medios para alcanzar un futuro mejor.Es ahora cuando autocuidarnos nos sale caro.

El problema no reside en que haya más enfermos, sino en que hay menos medios humanos para atenderlos en condiciones de calidad.

Cada día que pasa la educación en salud se hace más importante…educación y salud…dos términos en el punto de mira de las tijeras del recorte gubernamental, qué ironías tiene la vida.

Hoy en día el lujo no es comprarse un apartamento en primera línea de costa, el lujo reside en poder alcanzar una sanidad y una educación de calidad, y en este país digan lo que digan los analistas más expertos, vamos en retroceso.

La Enfermería en España se difumina en el panel de inversiones del Estado.

 

Ana López Cadenas





Deja una respuesta