Desconecta con “Luna para dos”


Publicado el 09/10/2018, en Colaboraciones. Sin comentarios

El 8 de octubre sale a la venta mi nuevo libro, Luna para dos y… comienzan los nervios. No es sencillo exponerse al público, que la gente lea aquello que ha brotado de mi imaginación y mi tiempo; por una parte es lo bonito, hacer real en otras personas lo inventado, y por otra es lo complicado, porque una vez que te expones el “no me gusta” pide la vez. Porque puede atrapar o no. Y mentiría si dijera que una crítica mala no me entristece y me deja mal sabor.

Esta vez, para más inri, arriesgo más. Me he salido un poco de mi esquema “suave” para adentrarme en una novela mucho más pasional, intensa y natural. Por supuesto hay mucha trama, como siempre y muchos giros que cohabitan con algunas escenas más cargadas que en mis otras novelas. ¿Por qué en esta sí? Porque me lo pedía el libro. Olvida aquella etiqueta de “erótico” porque no lo es, a mí es difícil catalogarme en un genero porque mezclo varios, lo que sí que creo es que la historia de amor de Luna para dos es más profunda y realista, pero no solo de amor vive el hombre…

Irene Ferb con su novela “Luna para dos”

Luna, que no es enfermera, estudia la caída del cabello y puede que estén cerca, muy cerca de dar con el tratamiento que acabe con la alopecia. En su vida todo rueda como la seda hasta que tras experimentar un momento increíblemente bochornoso  su torre de marfil se derrumba y comienza su verdadera historia, una que no podrás olvidar.  Hay familia, hay amistad, hay espionaje, hay pasión, hay… lo tendrás que leer.

Esta vez no está nada relacionado con la enfermería, en marzo sí que saldrá, por fin, el libro de una enfermera que espero que dé mucho que hablar, pero en Luna para dos he cambiado de tercio. Escribo porque me apetece, y es probable que sea mi válvula de escape diario, si después de una jornada laboral vuelvo al hospital con mis personajes no desconecto y eso de lo que se trata.

Muchos me preguntan de dónde saco el tiempo y yo siempre respondo que de los días libres entre diario que antes no me gustaban y ahora son mis joyas. Hay que ver como las prioridades van cambiando a lo largo de los años… ahora un martes libre es oro y un domingo en el hospital me gusta porque suele ser más tranquilo.

También, como gran, la gran novedad de mi vida, soy mamá, otra espectacular experiencia, la más bonita, milagrosa y extenuante que puedo contar. Mi peque ya tiene dos añitos y está descubriendo el mundo. Me niego a cambiar los ratos que tengo con ella por estar frente al ordenador, es por eso que los días de diario libres los aprovecho y exprimo para escribir y oye, al final, cunde. Si algo te gusta, le encuentras su espacio, ¿verdad?

Son tiempos convulsos para la enfermería en Madrid, nos pasamos la vida echando papeles, ahora la gran mayoría estamos enfadados con la estimación que se nos ha hecho del nivel en la carrera profesional, otros andan estudiando porque se acerca la oposición, otros luchan por mejorar su contrato si es que lo tienen, es por eso que animo a mis compañeros a leer Luna para dos, y probar un libro divertido, arriesgado y diferente, ¿vamos?





Deja un comentario